El microinjerto (o trasplante capilar) es una intervención quirúrgica que supone la solución más avanzada para la recuperación del cabello y se aplica tanto a hombres como a mujeres. Consiste en recuperar el pelo perdido a través de un auto trasplante de cabello, sin posibilidad de rechazo, en tan sólo 3 horas, sin hospitalización y con anestesia local.

El microinjerto es un intervención es muy sencilla e indolora. Para poder realizar un trasplante de cabello es necesario realizar un examen capilar y obtener un historial clínico con el que los especialistas pueden analizar su viabilidad y su adecuación a las características del paciente, a su tipo de alopecia y a la extensión del área que debe cubrirse con nuevo pelo. En caso de ser la solución recomendable para su caso, los especialistas realizarán un diseño de la zona del cuero cabelludo en la que se quiere recuperar el pelo.

En la operación, el cirujano extrae un pequeño folículos pilosos de la parte posterior de la cabeza para su posterior implantación en la zona receptora, respetando el mismo ángulo o dirección del cabello original consiguiendo un aspecto muy natural y estético. Los folículos se trasplantan con cabello vivo y, tras un breve periodo de adaptación de entre 2 y 5 meses, el pelo comenzará un crecimiento normal manteniendo características de la zona de donde provienen. Durante estos últimos años se han llevado a cabo investigaciones para dar satisfacción a las necesidades de los pacientes, desarrollando así nuevas técnicas y tecnologías.